TRASTORNOS DE LA ANOREXIA 

 

Cambios conductuales: los pensamientos de las anoréxicas suelen preceder a la acción. Así se manifiestan los distintos comportamientos que vamos a ver:

6.1.1. Comportamiento ingestivo: los primeros cambios son el inicio de una dieta restrictiva. Suele iniciarse limitando y/o suprimiendo los hidratos de carbono mediante la reducción o supresión de grasas y acaba en la limitación de la ingesta proteínica.

Suelen utilizar varios recursos para seguir la dieta:

- Vómitos.

- Uso de laxantes: suelen padecer estreñimiento y para vencerlo utilizan laxantes ya que piensan que "a más retención, más peso". Su problema es la falta de información.

- La utilización de diuréticos: disminuyen así la retención líquida y, por tanto, de peso.

Las conductas que realizan son extravagantes, raras e incluso compulsivas. Aumenta todo lo relacionado con la alimentación y el peso: conversaciones, lecturas... Se informa de todo lo relacionado con las mil y una dietas posibles, el uso de cremas, colecciona libros, recetas... Suele incluso preocuparse hasta de lo que se comen en su casa.

A partir de ahora realizará rituales con la comida como desmenuzarla, la reparte en el plato, la esconde en los bolsillos, la almacena en la boca para escupirla después, toma alimentos del plato de los demás que luego abandona sin probar...

6.1.2. Hiperactividad: es la práctica de la actividad física de manera obsesiva. Así camina varios kilómetros al día, estudia paseando o de pie, hace abdominales para realizar un mayor gasto calórico.

 

 

6.1.4 Conducta social y sexual: el sentimiento de ser diferente, de no poder ser comprendida por los demás, la ocultación de su problema, la evitación de situaciones donde la comida se plantea como obligación o como tentación. Todos éstos y muchos otros factores contribuyen a la irregularidad y/o inestabilidad de los intercambios sociales.

También es una realidad la disminución del interés, de la práctica y del placer sexual por parte de las anoréxicas, aunque esto se ha estudiado de manera diversa porque no es lo mismo una niña de 13 años que una mujer casada de 35, ya que no se puede esperar la misma respuesta sexual de una niña, sin casi experiencia, a otra ya con experiencia.

El interés sexual de la anoréxica está disminuido o acumulado. Ellas suelen darse cuenta de que serían más atractivas si tuvieran más peso. A pesar de ello, desean perder más kilos. Las cosas suceden como si su apariencia le permitiera evitar muchas de las expectativas asociadas a la madurez y el desarrollo físico.

6.2. Trastornos afectivos: existe una relación entre la anorexia nerviosa y los trastornos afectivos ya que las anoréxicas suelen manifestar síntomas depresivos: tristeza, llanto frecuente, insomnio... Todo ello relacionado con la pérdida de peso.

6.3. Cambios biológicos: no siempre el problema de la pérdida de peso es el que lleva a los familiares de las anoréxicas a la consulta médica sino manifestaciones clínicas consecuencias de la anorexia nerviosa: estreñimiento, insomnio, aparición de intensa debilidad muscular, calambres...

6.3.1. Exploración física general: su deseo de pérdida de kilos a veces ha sido comentado y comienza con una dieta que va a sobrepasar.

Como consecuencia va a disminuir la masa del tejido adiposo y muscular, con pérdidas de un 25% del peso inicial. A los menores de 18 años se les debe añadir la interrupción de las ganancias de peso según las tablas de crecimiento por sexo y edad.

Las anoréxicas van a presentar un aspecto marchito y envejecido, con una faz triste que intentan aparentar desarrollando una actividad física normal o exagerada.

6.3.2 Manifestaciones cardiovasculares: suelen producirse braquicardias e hipotensión. En el corazón se describe el adelgazamiento de la pared del ventrículo izquierdo, disminución del tamaño de las cavidades y disminución del trabajo cardíaco. Al igual que sucede en otros casos de malnutrición, hay una alteración en los mecanismos aeróbicos y se produciría una menor contracción cardíaca, que se consiguen con la normalización del estado nutricional.

La mayoría de los estudios dinámicos cardiovasculares realizados en la anorexia nerviosa muestran una disminución del volumen sanguíneo y del volumen cardíaco proporcionales a la pérdida de peso.

 

 

 

6.3.3. Manifestaciones gastrointestinales: las enfermas anoréxicas presentan un vaciado gástrico retardado y una disminución del movimiento intestinal que produce sensación molesta de hinchazón y flatulencia que en muchos casos se acompañan de dolor abdominal y estreñimiento. Éste y la sensación de hinchazón son lo que suele inducir a la toma de laxantes. Incluso algunas pacientes se producen diarreas porque creen que les ayuda a perder peso y de esta manera facilitan su acostumbramiento.

6.3.4. Manifestaciones hematológicas: la anemia es relativamente frecuente. En la mayoría de las pacientes, la anemia es normocrómica, pero en algunas es ferropénica (ingesta deficiente de hierro).

En algunas anorexias se han hecho descripciones de descensos en las concentraciones plasmáticas de ácido fólico, de disminución de los depósitos medulares de hierro y de la capacidad de su fijación en relación con grupos controles.

También la médula ósea aparece hipoclásica en ciertos casos, con un aumento exagerado de mucopolisacáridos, desaparición de grasas y aparición de un material gelatinoso.

6.3.5. Otros cambios biológicos: uno de ellos es la elevación de las concentraciones séricas de carótenos, responsables de la pigmentación amarillenta que presentan algunas pacientes y no aparece en otras formas de malnutrición.

También pueden observarse cifras moderadamente bajas de HDL-colesterol. Sin embargo, en más de la mitad de las pacientes con anorexia nerviosa se observan hipercolesterolemias, con elevación de LDL- colesterol y con niveles normales de triglécidos.

6.3.6. Trastornos hipotalámicos y endocrinos: en la anorexia nerviosa existe una distorsión de los mecanismos reguladores centrales que controlan el equilibrio físico y emocional, con la aparición de un trastorno psico-neuroendocrino-metabólico en el que la pérdida de peso y la desnutrición que la acompañan serían responsables de la manifestación reversible con la recuperación del estado nutricional.

Las diferentes alteraciones neuroendocrinas y metabólicas que se pueden presentar en la anorexia nerviosa son:

6.3.6.5. Hormona antidiurética: Muchas de las pacientes no pueden concentrar su orina cuando son sometidas a una situación de privación de agua. Casi la mitad de los pacientes anoréxicos presentan un cuadro que podría diagnosticarse de diabetes insípida parcial.

La hormona antidiurética es segregada al plasma, pero también al líquido cefalorraquídeo; por tanto atendiendo a algunas de las funciones descritas de esta hormona por el sistema nervioso central, que su secreción podría influenciar funciones conductuales o cognitivas que pudieran tener relación con las alteraciones que presentan estas pacientes.

 

 Termorregulación: en los trastornos hipotalámicos se describen fallos en la adaptación del organismo a estados agudos de hipotermia o hipertermia. En general, en los individuos que presentan pérdidas importantes de peso les aparecen también defectos en la regulación de la temperatura.

En la anorexia nerviosa ante un clima frío aparece una caída rápida de la temperatura corporal: sin presentarse escalofríos. En un ambiente caluroso la elevación de la temperatura corporal se produce de una forma más rápida que en sujetos normales, existiendo un significativo retraso en la aparición de la vasodilatación.

Estos defectos se asocian a la disfunción hipotalámica, pero también tiene que ver la pérdida de la grasa corporal, así como posibles alteraciones en la regulación vasomotora.

6.3.6.7. Metabolismo hidrocarbonado: en la anorexia mental, la insulina y los niveles de glucosa se encuentran más bajos de lo normal además de presentar una intolerancia a la sobrecarga de glucosa.

6.4 Trastornos culturales: ha habido múltiples hechos históricos, sociales y culturales que aparecen asociados a los trastornos alimenticios. Así se pasa por las santas anoréxicas, doncellas ayunadoras, deportistas y bailarinas.

Durante siglos, los sacrificios y mortificaciones transcendían al individuo y todo se realizaba a través de motivaciones religiosas, pocas veces sin ellas, o el estar ayudando a los demás. Buscaban la "perfección moral" y ahora hemos pasado a la persecución de la "perfección corporal".

Otras sociedades, otras culturas, también han manipulado su cuerpo decorándolo, perforándolo... pero se trata de modelos heredados, transmitidos de generación en generación y por lo general dependiendo de rituales. La manipulación que se hace ahora es más a conciencia porque cuando la persona cree en la realización de un deseo no para hasta conseguirlo.

En nuestro tiempo las mujeres, pero sobre todo las adolescentes, están preocupadas por su cuerpo y distorsionan su imagen corporal practicando fuertes deportes y dietas estrictas. No se aspira al ser sino al parecer es como un "narcicismo" en el que en última instancia depende la aprobación real o supuesta de los demás y que solo importa la silueta.

Aquí llegamos al "mercado de adelgazar" donde la moda y sus creadores desempeñan en este juego psicosocial un papel destacado al igual que los medios de comunicación y la publicidad que les sirve para aumentar sus fortunas. Todo esto se suele encerrar en la mujer para que logre prestigio social y una autoestima personal a la delgadez. Las características y valores que encierran la delgadez universal son que para muchos es el medio por el que se van a lograr todos los valores, los modelos sociales, los halagos de quien te rodea que aportan y sirven de reforzadores para conseguir el propósito.

Los trastornos del comportamiento alimentario en la sociedad actual se han convertido en un valor central de nuestra cultura constituyendo una serie de riesgos sobre todo para la salud. Se está viviendo y compartiendo con el sentimiento de que la delgadez corporal se asocia, de algún modo de belleza, elegancia, prestigio, juventud, aceptación social... y esto ha sido todo aprendido porque no hemos nacido con estos sentimientos, actitudes y creencias.

En esta época es cuanto más importancia se da a la apariencia corporal. El deseo de adelgazar actual supone a las personas un anhelo por destacar y ser valorado de modo particular, sino sólo por ser aceptado y no rechazado.

La minoría social controlada por los comerciantes es lo que forman la sociedad de consumo. Reproducen los usos y costumbres que marcan la moda para la aceptación y satisfacción personal. Llegamos a pasar de querer un determinado tipo de automóvil a un determinado cuerpo para poder ser aceptados y aceptables.